Cinco libros que un salmantino nunca leerá ni aunque le regalen farinato

Cinco libros que un salmantino nunca leerá ni aunque le regalen farinato

recuadroLQNSskyline30Redacción – Salamanca 19/02/16


La Sociedad de estudios salmantinos recopila las cinco obras en un informe que no te dejará indiferente.

La Sociedad de Estudios Salmantinos continúa en su búsqueda de informes que tengan interés para todos los que vivimos en Salamanca y su provincia. Y ahora ataca con uno de los más impactantes: «Cinco libros que un salmantino no leerá ni aunque le regalen farinato».

La lista de libros la encabeza «El lazarillo de Tormes» porque, al parecer, «no se sabe quién lo ha escrito y de eso no nos fiamos un pelo». Al menos, esa es la respuesta mayoritaria que han dado los más de mil lectores de Salamanca, lo cual choca un poco con el carácter totalmente salmantino de este clásico de la literatura española.

La siguiente obra es «La verdad sobre el Caso Savolta», de Eduardo Mendoza, porque está escrito por un catalán y uno de los personajes protagonistas les recuerda a los lectores a Jordi Pujol y otro a Artur Mas.

El tercer libro que nunca leerían los lectores salmantinos es «Ulises», de James Joyce, «porque ese no lo lee nadie y no íbamos a ser nosotros los más tontos que nos pusiéramos la cabeza como un tonel».

Los libros que cierran esta curiosa lista son: «El libro de las ilusiones», de Paul Auster, porque «los salmantinos sabemos que no hay que hacerse ilusiones por nada, que somos de Salamanca y esto es el culo del mundo», y «De lo bello y lo triste», de Kawabata, ya que «está escrito por alguien de “pahí pa” Japón y allí comen pescado crudo, que dónde se habrá visto eso, por dios».

Un profesor de literatura de un conocido instituto de Salamanca al que esta redacción ha consultado ha explicado que «yo nunca obligo a mis alumnos a leer estos libros, por supuesto, eso sería una aberración para un salmantino. En realidad, no les obligo nunca a leer. Bueno, es que yo no leo nada, la verdad. ¿Eso pa qué sirve?».

  1. ¡Ay señor¡, que razón tiene ese profesor de instituto, si se pudiera lo mejor es vivir sin leer ni una letra. El problema es que no tejan vivir, así que hay que leer, leer y escribir, escribir aquí y donde se tercie, a ver si conseguimos algo.
    Es la nueva manera de vivir, ¡que le vamos hacer¡

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.